Nutrición e hidratación para los cuidados de la piel

Las dos cosas más importantes para el cuidado de la piel son: una elevada nutrición e hidratación correcta de substancias grasas. Cumpliéndose estos dos requisitos la piel ejerce correctamente su función principal; la protección.

Las frutas, verduras verdes y hortalizas cumplen el papel más importante dentro de la dieta de la piel, pues estos alimentos contienen alta cantidad de agua y sales minerales, así como oligoelementos, enzima, clorofila y vitaminas que son esenciales para la salud.

A pesar de la mala reputación que tienen las grasas, cumplen una función especial para la piel, ya que conforman la mayor parte de la capa hidrolipídica que la cubre y que nos protege de agentes agresores externos. Es por ello que aceites de primera presión en frío de semillas como el sésamo nutren en profundidad y otorgan a la piel un aspecto más vital, una mejor  nutrición e hidratación. El aceite de oliva virgen y todas las grasas que son de forma natural líquidas a temperatura ambiental son las más saludables siempre que las tomemos en crudo, es decir, sin freír o calentar.
Es importante consumir para la salud de la piel un alto índice de lípidos poli insaturados, más las semillas de girasol, de calabaza y de sésamo, las cuales además contienen una gran cantidad de ácidos grasos esenciales. Se pueden consumir crudas en ensaladas y bocadillos. Listo con estas recomendaciones lucirás una piel en perfecta condición, buena nutrición e hidratación correcta

Recomendamos

Visite Otras Secciones