Los procedimientos de los rellenos

Todos los procedimientos de relleno tienen efecto inmediato. Para rellenar los surcos, cicatrices, labios y pómulos, se emplean materiales sintéticos y naturales. Estos materiales tienen fecha de caducidad cada cuatro o seis meses, lo que permite al paciente modificar y diseñar a su gusto.

Por lo general las materias naturales son grasa, colágeno, o ácido hialurónico que son extraídos de las nalgas, el abdomen, o las rodillas del paciente. Mientras que las sintéticas que tiene mayor duración que las naturales, son el ácido poliláctico, el metacrilato, la poliacrilamida, el restilane y el ácido hialurónico.

La silicona y el hilo de gore-tex, también son utilizados porque que además de rellenar, provocan un exceso de tejido o fibrosis. Otros materiales también usados para este fin son el colágeno y el artecoll.

Según el producto, el relleno de labios podrá ser aplicado en las arrugas de la frente, ojos, entrecejos, en la parte superior de los labios, en las comisuras, en los surcos nasogenianos y otros.

El tratamiento de relleno es recomendado para personas que presenten signos de envejecimiento, tales como las líneas de expresión, arrugas no tan profundas; y también para aquellas personas que tengan marcas de acné y cicatrices profundas.

Recomendamos

Visite Otras Secciones